domingo, 13 de julio de 2014

Bron/Broen. Thriller policiaco escandinavo y gluten.







En el puente que une las ciudades de Copenhague (Dinamarca) y Malmö (Suecia), justo en la frontera, acaba de ocurrir un crimen con unas características muy particulares, que obligará a trabajar juntos a dos investigadores de dichos paises, Martin y Saga.  Son personajes antagónicos, él tiene problemas en casa y es un osito de peluche, ella es un glaciar que conduce un porsche 911 clásico, a juego con su ropa, y con ese síndrome (Asperger) que tanto juego da en las series (Bones, The Big Bang Theory...).  Enseguida devienen inseparables y se ayudarán mutuamente más de lo que hubieran podido sospechar.  Estética brumosa, de verdes y marrones fronterizos, música bellísima de Choir of Young Believers.






Acaba de estrenarse en España la segunda temporada del remake USA, The Bridge, y hay otro anglofrancés titulado The Tunnel, sin ningún interés en comparación con el original escaninavo. 

Ya he visto la segunda temporada original, sueco-danesa, que os recomiendo.  La temática es menos intrigante pero los pesonajes han crecido y deviene muy interesante.  Es una serie que te atrapa y en los últimos capítulos veréis cómo la trama deriva hacia el gluten, la curación de EC y otras alergias-intolerancias.  Tratado con rigor y sin dramatismos, acorde al tono general de la serie, lo cual es de agradecer.  Ya está en marcha la tercera temporada, y al parecer Martin se descuelga del rodaje.  Que la disfrutéis.



domingo, 6 de julio de 2014

Restaurante Zarabanda's. Un restaurante equilibrado e inquieto en Sevilla.

Entré para tantear el ambiente, motivado por unas críticas favorables, y acabé sucumbiendo a los fogones de Ángela y los vinos de José Luis. En la carta se encuentran platos y tapas creativas y respetuosas, que conviven con un surtido de pizzas artesanas, atrayendo a un público diverso. Reformado, como a medias, huyendo de lo moderno. Mesas fuera con el buen tiempo. Lleno a rabiar y cocina parcialmente visible con ritmo trepidante. Así y todo pude conversar con ellos lo imprescindible de la DSG y otras inquietudes de este equipo ilusionante. Su interés por la DSG no es personal ni familiar, fue a raíz de la petición de un cliente, e investigar que realmente, si uno es profesional y se quiere, no es tan difícil. Angela acabó confesándome que sus clientes prefieren de hecho sus dulces sin gluten.

Me dejo llevar en esta visita y acabo probando vinos diferentes, picando algunas delicias y no sabiendo negar los postres.

Los vinos por copa andan anunciados en varios sitios, en pared, una carta en la barra, y otros que se vislumbran en las neveras que va abriendo José Luis, quien asesora con esmero en la elección a sus comensales. Pruebo aquí dos andaluces y un Monsant, Brunus 2009, In 1.0. y Pinsapo, conjunción dificilmente reproducible en cientos de metros a la redonda. Acompañado de medias raciones de micuit de foie de pato casero y unos quesucos de Liébana. Muy rico.





El pan son unos colines horrorosos, plasticosos, en bolsitas individuales, que allí quedan. ¡Cómo eché de menos unos Grissinis de Scharr para el foie! Le recomiendo un pan sevillano sin gluten que he descubierto, Horno Virgen de los Reyes, que, bien tratado, es más que aceptable.

De postre, Brownie y Tarta de Queso, escandalosos. Como para volver mañana a merendar.







viernes, 21 de marzo de 2014

La Pasión del Duende, menú del día rico rico en Vitoria.




Restaurante de diseño funcional y elegante, policromático, concurrido, con un rico y variado menú del día al precio de 11 euros, que incluye primero, segundo, agua, vino y postre.  Muchos de sus platos son aptos, sin señalizar pero con informacion fiable del personal.  Daura a 3 euros.  Pepsi, no Coca-Cola.


Pizarra rodeando la parte superior frontal, con los vinos por copa, no solo Rioja Alavesa, y platos-raciones.  Servicio rápido y eficaz, para unas 20 mesas.  Mantel individual.  Vajilla blanca, moderna, de formas irregulares, y copas normalitas. 

  Lleno, conviene reservar, muy amables, te acaban haciendo hueco.  Musica de fondo, jazz instrumental, bebop, muy bajita.



Ensala de vainas con bonito.  Judías verdes, lechuga, canónigos, aguacate y bonito.  Sabrosa, y con buena presentación.


Sepia a la plancha, con ali-oli. Rica.



Pan, creo que Beiker, me fui comiendo la corteza crujiente, pero no el centro.



Flan de Huevo, muy rico.


Queda un poco apartado del Centro, pero merece la mena.  Menú del día rico y bien presentado, servicio rápido y amable.  En su página web indican que la comida es sin gluten, pero realmente son sólo algunos de los platos, pues por ejemplo había pasta con gluten.













La Posada del Duende.
Avenida de Santiago 44.
01003  Vitoria-Gasteiz.
945 28 79 31.

lunes, 17 de marzo de 2014

Dolomiti, pizzería-restaurante en Vitoria.


Pizzería-Restaurante italiano, céntrico, de diseño moderno y funcional, con varios espacios y zona de picoteo en la entrada.  No sólo pizzas, también carnes, pescados, gnocchi y rissotos, cazuelitas, postres. Horno de leña que preside el comedor superior, de toque más familiar, mesitas redondas y cuadradas vestidas hasta el suelo en dos tonos marrón.  Cuadros-cartel grandes de temática ciclista, modernistas, junto a cuadros de exposición a la venta, todo en conjunto demasiado recargado.  No olores ni calor excesivo.  Concurrido, estudiantes, pandillas y algunos con sus padres. 
La carta sin gluten es amplia y presentada de modo provisonal en varios folios, con el indicador Sin Gluten.  Unas 20 pizzas.  Elaboración artesana, pero no en el horno de leña sino en horno electrico aparte.    Pan sin gluten 1.30 E, y Daura 3 E, estaba caliente, la mandé enfriar. 
Jazz instrumental, bebop, bajito.

 Pizza Barese, con salmón, gambas, anchoas, bonito, queso, tomate, cebolla...  Grande, crujiente en sus bordes, ingredientes ricos, pero la masa estaba cruda y plasticosa en el centro.  Estaba tan cansado y hambriento que me la comí tal cual, el efecto anestésico de la Daura.  Recuerdo mucho más rica la de Pizzasana en Madrid (ahora Pizza + sana).  14.70 E.  Había desde 10 Euros.













En su página web indican  "Platos y pizzas para celiacos", aparece el símbolo FACE en el lateral, así como el Certificado Excelencia Tryp Advisor 20l3.  También recibieron el I Galardón de la Guía "Paladares Sin Gluten" de la Asociación de Celiacos de Euskadi.


Dolomiti.
C/Ramón y Cajal 1.
01007  Vitoria-Gasteiz.
945 23 34 26.  663 196 960




martes, 11 de marzo de 2014

La Sidre, rincón con encanto en Vitoria.

Lo encontré por casualidad, y fue todo una sorpresa.  A las afueras de Vitoria, en Armentia, una casa restaurada y decorada con mucho gusto, con diversos espacios en planta baja y superior.  Mesas muy bien vestidas y servidas.  Y encima tienen conocimientos fiables glutenfree.  La entrada ya es apetecible, con lugareños tomando cañitas a pleno sol en este anticipo de primavera.
Cocina tradicional en su parrilla de carbón, y entrantes apetitosos.    La jefa de sala tiene buenos conocimientos de la DSG y os asesorará de modo adecuado. Servicio rápido y diligente, al unísono.    Tienen pan sin gluten muy buen presentado y horneado; es la primera vez que me lo como entero en un restaurante, no estaba húmedo ni cuarteado, ni de textura irregular, aguantó bien toda la comida...   Será la parrilla de carbón.  Juraría que era Beiker.  No tienen cerveza sin gluten, aunque quizás para los siguientes sí haya, se mostró interesada en mis sugerencias de Ambar, Daura...  De todos modos aquí lo recomedable es recurrir a la carta de vinos, con predominio de tintos Rioja Alavesa.  Ambiente muy tranquilo, no hay música.

Desaparecieron como por arte de magia, unos bocartes exquisitos y un chuletón de buey a la parrilla de carbón, fileteado, pura mantequilla.  Varios postres, el único apto la cuajada.  Café rico.

Bocartes con ajillo.


Chuletón de buey, y algo de verde...


Directo a los Bread Awards...


Un pura sangre, Rioja Alavesa.

Raciones pequeñas, ricas pero caras.  Para ocasiones especiales o descubrimientos fortuitos.  Más fotos en su web desactualizada.

La Sidre.
C/Larrintzar 3.
Armentia.  Vitoria-Gasteiz.
945 13 15 65.

domingo, 2 de febrero de 2014

Adolfo XII Puerta Real. Ambar a 1.50€ en Sevilla.

Con semejante cartel, en el centro de Sevilla, con letras mayúsculas y en grande, como las copas o el menú del día... imposible no verlo.  Hay que entrar ya.

Decoración rústica, con barra y varios toneles para tapear, decorados con cristal y corchos, y mesas de madera al fondo.  Amplia carta de tapas-raciones en pizarra, apetitosas pero en las que se anticipa peligro.  Público local, asiduo, y grupos de ingleses y japoneses que entran a preguntar por las tapas y se quedan.  Personal muy amable, especialmente la cocinera, que me da detalles.  El dueño del local es farmaceútico, y empezó trayendo la cerveza Ambar por un cliente asiduo, y el precio quedó acorde al resto de consumiciones, 1.50€, sin dispararse, que es lo más habitual en Hostelería. Cruzcampo a 1 €.  Menú a 8 € y copas a 2.50 €.

No hay menú específico para celiacos, múltiples tapas de corte tradicional, algunas elaboradas, pero la cocinera me explica que varias de ellas son aptas, conoce ingredientes y contaminación cruzada, me transmite confianza.  Marchando...



Tapas contundentes, de precio muy contenido.  Ensaladilla rusa, psss-psss, pero es que casi nunca me gusta, así y todo me la comí.  Lo juro :-).  Pincho moruno con patatas, escandaloso.  Camareros en la barra también muy amables, conscientes de que no me podían poner colines en la ensaladilla...  Gracejo sevillano, intercalado con spanglish, explicando rabo de toro a unas inglesas, eché una mano... y se lo pidieron.

Tapeo sevillano como uno más.  

El referente aquí es la cocinera, no recuerdo su nombre, pero sí que encadena su bici al árbol de la 
acera.


Adolfo XII Puerta Real.
Alfonso XII, 63 (Esq. Bailén).
Sevilla.
Tel. 647.829990.







martes, 14 de enero de 2014

Rei da Sardinha Assada, Tasca de pescado a la brasa en Matosinhos.

Es un bar de cocina tradicional portuguesa, especializado en pescados a la brasa y vinos locales.  Mesas de madera, mantel individual de papel, cubertería y coperío anclado en el tiempo, decoración con azulejos a media altura y detalles marineros, ambiente familiar, amigos del dueño compartiendo mesa...
Las brasas presiden la entrada, también un lavabo minúsculo con un trozo desgatado de jabón Lagarto, que te sorprende al principio.  Comedor pequeño, suena fútbol de fondo que nadie mira.  Mesas y sillas de plástico afuera, para el buen tiempo.  Miniatura de baños subiendo las empinadas escaleras, con otro lavabo a la entrada, donde circula un frío polar y nadie sube a limpiar hace tiempo, así que mejor beber poco y usar el lavabo de la entrada... para eso era.... ahhhhhh  :)

En serio, es un local seguro y entrañable, con un material de primera, al que se le disculpan esas escaleras.  Aquí se viene a comer sardinas a la brasa, el plato estrella, con sus patatas cocidas, pero aún mejores resultaron unos calamares a la brasa cortados en láminas, tiernos y sabrosos, sin aceites ni condimentos.  Puro mar.  Ensalada clásica, tomate-cebolla-lechuga con abundante vinagre, que es mucho más que un acompañamiento, sabor a huerta.  Vinho verde de la casa, agradable.  Agua con gas muy suave, rica, no recuerdo la marca.  Caldo regular, sobrecargado, grasoso, diferente al nuestro.  Cortados, aquí llamados "pingos", rico-rico, al módico precio de 0.65 euros.  El precio os imaginais es de derribo... 13 euros por persona. 

El dueño y el personal son muy amables, aquí si no te comes algo te traerán otra cosa, así que apurad los platos.   Al lado unos amigos del dueño hincándose un bacalao a la brasa, en las generosas raciones propias de la zona.  Si no encontráis sitio para aparcar el dueño se ofrece a abriros su garage particular enfrente del local.

Os lo recomiendo si tras deambular por Oporto, queréis comer alejados de lo más turístico.  En los alrededores hay otros locales, que desconozco, pero dudo que conserven la honestidad de una materia prima bien tratada, que no precisa artificios y que te hace querer volver.  "Menos mal que nos queda Portugal".

No tengo fotos de este visto y no visto.  Aquí unas que encontré en la red.


Rei da Sardinha Assada.
Rúa do Sul, 91.
4450-292 Matosinhos.
229382695.